En 1987 los progenitores de la familia López Fernández iniciaron con el proyecto de fundar un hotel en el centro de La Fortuna, la idea era visionaria pues sería el primer hotel en el pueblo construido para recibir a turistas extranjeros que aún no habían llegado.

Fotografía año 1990, Familia López Fernández y colaboradoras.

Fotografía año 1990, Familia López Fernández y colaboradoras.

La idea de construir un hotel con infraestructura de 3 niveles en el centro de un pueblo rural era risible y fue tratada como una locura, a pesar de las adversidades en 1989 se recibieron los primeros huéspedes y en 1990 su inauguración formal, celebrando en este 2015 el 25 Aniversario.

El nombre del hotel es Las Colinas, proviene de la vista que se puede apreciar desde el tercer nivel del edificio, colinas que hoy conocemos como Cerro Los Perdidos, Chachaguita, Cerro Chato y a su derecha el Volcán Arenal, durante sus primeros años albergo incluso a la famosa Sonora Santanera y por más de una década albergo a miles de personas de todas partes del mundo.

La familia creció, hija e hijos tomaron diversos rumbos sin tomar muy en serio este negocio que con tanto sacrificio se había creado, tal y como suele suceder en las películas uno a uno fueron regresando y esta es la nueva historia.

Primer logo de Hotel Las Colinas, pintado a mano por el familiar  y artista Malik Leon.

Primer logo de Hotel Las Colinas, pintado a mano por el familiar y artista Malik Leon.

En el 2005, madre de la familia decide darle un giro de 360 grados a Hotel Las Colinas, fue hasta el 2007 cuando con aporte de crédito de la banca estatal se inició con la remodelación del edificio. Para entonces su hija Ivette López Fernández le apoyaba y juntas además de efectuar una nueva construcción, decidieron darle vida a un sueño de hace mucho tiempo y era justamente crear un hotel que fuese lo más sostenible posible. Razón por la cual la infraestructura fue creada para aprovechar al máximo la luz natural, permitir los espacios libres y abiertos, así como las inversiones en nuevas tecnologías como equipo de paneles solares para el calentamiento del agua de las duchas entre otros.

La tormentosa crisis económica del 2009 por poco acaba con este sueño, fue gracias a la labor incansable de esta familia, a su fe de que el trabajo arduo y honesto siempre trae recompensas y la esperanza de amanecer en una nueva mañana… más soleada y cálida.

 Nota Periodística en el diario La Nación, 2007 durante la remodelación.

Nota Periodística en el diario La Nación, 2007 durante la remodelación.

Hoy Hotel Las Colinas acuerpa 10 colaboradores entre los que se encuentran su propietaria y fundadora e hijas e hijos, mantiene una dedicación especial en brindar servicios de hospitalidad de forma sostenible como lo acredita el CST (certificación de sostenibilidad turística), también goza de contar con el galardón de Bandera Azul Ecológica desde hace varios años, en el 2014 además fue certificada como Hotel Carbono Neutralidad. Aparte de sus logros ambientales se enorgullece de ser pilar activo de sus comunidad y vecinos, fomentando el apoyo a programas ambientales y sociales y hoy por hoy prevalece en su ímpetu de mejora continua.

Su travesía no ha sido sencilla, hoy con 25 años de existencia tiene muchos retos en el horizonte, pero ha sido justamente esa travesía la que le da fuerzas y coraje para seguir adelante y declararse una historia de éxito.