Enclavadas en medio de la vegetación del bosque tropical húmedo, y alimentadas por cristalinas cascadas, se encuentran 25 piscinas de agua termal que reciben a todos los visitantes.

La pureza del agua le llevará a sentir que nada en remansos terapéuticos, acompañados por el canto de las aves, el sonido del agua al caer que le invitan al descanso y relajación para recuperar el bienestar y la calidad de vida.